home Hallazgos, Volumen 2 - Número 3 [2.3-7] El héroe detrás del disfraz | María Susana Roa Chejín

[2.3-7] El héroe detrás del disfraz | María Susana Roa Chejín

El 2016 podrá ser recordado como el año de las películas de superhéroes. Cada mes se incrementa la expectativa por los estrenos más esperados del año. Pero, ¿qué es lo que buscamos al ver películas de superhéroes? ¿Qué es lo que nos atrae de este género? Estoy segura de que los poderes y habilidades no son la razón principal, no son un elemento indispensable. La única diferencia entre ser un joven rico y extravagante con una fijación por los murciélagos que está viviendo su loca fantasía y ser considerado el Caballero de la Noche, es una buena historia. Y, precisamente, dentro de esa historia es donde se esconde el secreto del triunfo de estos éxitos de taquilla.

Películas como Batman vs. Superman, Capitán América: Civil War y X- men: Apocalipsis, han llegado a los cines y ocupan los primeros lugares entre las películas más taquilleras de lo que va del año. Independientemente de las críticas que han recibido, estas películas han logrado ser las protagonistas de la escena cinematográfica mundial.

A pocos meses de su estreno, con un elenco repleto de grandes nombres y avances que solo le muestran al público detalles básicos sobre la historia, la expectativa sobre Suicide Squad solo crece. Datos e imágenes sobre la película se revelan poco a poco. Sin embargo, detalles sobre los personajes y el rol que desempeñaran dentro de la historia, son mantenidos en secreto. Por ejemplo, existen muchas teorías acerca del papel que interpretará Scott Eastwood, hijo del conocido director Clint Eastwood; pero nada es seguro todavía.

Muy pocas películas pueden seguir esta estrategia de promoción y salirse con la suya. La anticipación que acompaña cada nuevo avance presentado e impresionante respuesta positiva de los fanáticos, son fenómenos poco vistos en otros géneros de la industria. Y cabe aclarar que estamos hablando de personajes que han sido conocidos por su papel de villanos, convertidos en héroes.

Un ejemplo similar es el éxito inesperado de Deadpool, el mercenario de Marvel que obtuvo una recaudación mundial de más de 772 millones de dólares. Un “héroe” fuera de lo común que destruye todo esquema al que estamos acostumbrados y obtiene una aprobación de la audiencia en Rotten Tomatoes de 92%. Demostrando que, utilizar los métodos poco ortodoxos que se siguen en la película, logró cambiar la perspectiva negativa que la audiencia tenía del personaje después de X-Men Origins: Wolverine.

Películas basadas en comics, sin importar si pertenecen a Marvel o DC, son nichos de mercado que prácticamente garantizan éxito. Considero que identificar la causa de este fenómeno no es difícil: todos queremos ser o tener un héroe. Es por eso que nos atrae la historia con el protagonista débil o marginado que logra ser reconocido como un ídolo con habilidades especiales. Dentro de estas historias llenas de batallas impresionantes, efectos especiales alucinantes y comedia inesperada; hay corazón. Y es por eso que estas películas nos cautivan con tanta facilidad.

Casos como el de Spiderman o Capitán América son buenos ejemplos de esta necesidad. Dos personajes cuya necesidad dramática es alcanzada gracias a coincidencias afortunadas. El chico normal puede ser un héroe gracias a que está en el lugar adecuado en el momento adecuado. Y, ¿no es eso lo que todos queremos? Esa posibilidad de ser excepcionales. Que simplemente saber que está ahí, que existe, ya nos da fuerzas para seguir intentando conseguir nuestro objetivo.

Vemos estas películas porque es fácil relacionarse con las historias detrás de los disfraces. Las acciones y valores de los superhéroes son un reflejo de nuestras propias acciones y valores, para hacer el mundo mejor. Nos vemos dentro de las grietas en su exterior. Estas historias nos demuestran que no importa si somos los villanos, los débiles, los que no encajan o los que no son lo suficientemente buenos; siempre hay la posibilidad de ser una extraordinarios. Probablemente, no somos los héroes que la tierra necesita, pero somos los héroes que la tierra obtuvo. Y debemos actuar de acuerdo a esa responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *