home Hallazgos, Volumen 4 - Número 4 [4.4-6] Cuando “La vida es bella” | María Katalina Salazar Luna

[4.4-6] Cuando “La vida es bella” | María Katalina Salazar Luna

Por María Katalina Salazar Luna

¿Hasta qué punto el amor de padres puede hacer un sacrificio por sus hijos? Aquí podemos aplicar la Teoría del Intercambio Social en términos generales. En la película La vida es bella (1997) de Roberto Benigni, se plantea que el amor del padre hacia su hijo hace que su corazón y su mente únicamente se enfoquen en su felicidad, en cubrir la mente y no se abandone la idea del futuro, pese a los traumas y problemas en el Campo de Concentración; el padre inventa la historia más maravillosa de un juego que desvía la realidad dolorosa de la Segunda Guerra Mundial y de los Campos de Concentración. Con ello, se trata de que el ser humano enfrente toda la tristeza, angustia y desolación que se vivía, como una especie de propuesta de escapar al mal.

La película de Benigni presenta al protagonista Guido, quien cambia su residencia a Arezzo junto a su tío, para poder trabajar como camarero en un prestigioso hotel de la ciudad. Allá, en poco tiempo, conoce a la profesora Dora, de una clase social muy alta, quien le cautiva con su hermosura y él le corresponde conquistándola hasta casarse con ella. Toda la historia es una serie de encuentros y desencuentros, del proceso de conocerse poco a poco entre accidentes y guiños. El resultado es la formación de una hermosa familia y, con ello, el ser padres de un pequeño niño, Josué. Lo interesante de todo este proceso es cómo ellos logran tener una buena relación familiar, donde el proceso del amor familiar y paternal llega a profundizarse en la intimidad. Beningni demuestra que el amor no tiene barreras, ni clases sociales, solo voluntad y espíritu de lucha en pareja.

Tal espíritu y voluntad se mantendrá incólume cuando las fuerzas nazis ocupan Italia y, dado que Guido es de ascendencia judía, la familia es quebrantada. Pese a este hecho, Dora jamás renunciará al amor de su familia, ni a la separación de su esposo e hijo por causa de una situación injusta. Ella también encara el dolor de vivir en un Campo de Concentración. Y es allá donde, aunque separados, el espíritu familiar se mantiene y Guido convierte la experiencia dolorosa y triste en una experiencia divertida, mostrando a su hijo que en todo momento se trata de un juego, de una competencia, donde el premio mayor es un tanque de guerra. Se despliega, en medio del dolor, de un destino contrario, la fantasía: mediante este hecho, Benigni desmonta la crueldad de lo que es vivir en medio de un campo de muerte, haciéndonos comprender que de lo que se trata en realidad es afianzar el apego al padre, el valor de la familia y la expresión más pura del amor.

Si consideramos la Teoría del Intercambio Social, lo que vemos es cómo una situación puede ser encarada desde otra perspectiva. Esto depende de cómo se configuran las conductas y cómo una persona afecta a otra sabiendo que las conductas pueden reorientarse. Vemos que Guido logra que su hijo no esté triste por los sucesos y que piense que todo es un juego; su mayor recompensa, como plantea también la teoría, es convencer a su hijo que logre la felicidad, que, aunque el destino para él no sea el favorable, sabe que su hijo habrá crecido con los valores necesarios y con la idea de un futuro al que nunca podrá renunciar.

Dicho de otro modo, la película La vida es bella nos da un gran mensaje haciéndonos ver la vida de mejor manera a pesar de los problemas. Así nos podemos dar cuenta que las cosas no son tan malas como nosotros podemos interpretarlas y que podemos ser felices incluso cuando nos rodea la negatividad. La idea es continuar con nuestra vida.


(Foto de portada de artículo de Rakuten TV. Tomada de: https://es.rakuten.tv/movies/la-vida-es-bella)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *