home Hallazgos, Volumen 4 - Número 4 [4.4-7] La cruda verdad | María Laura Holguín

[4.4-7] La cruda verdad | María Laura Holguín

Por María Laura Holguín

Uno normalmente va anticipado a la película que va a ver. Se sabe si es una comedia, un drama o el género que sea y ese es el gancho para acudir al cine; pero cabe preguntarse si lo que uno espera es lo que realmente lo confirma cuando se está frente a una película. Justamente esto pasa con la película Kick Ass (2010) de Matthew Vaughn: uno espera ver una típica comedia estadounidense, sin embargo, su historia, sus actuaciones y su forma de plantear determinadas ideas hacen que consideremos que esta película en verdad nos muestra una realidad muy cruda a la cual no es tan fácil encasillar, desdiciendo su naturaleza de comedia de acción. Se podría decir que este es un caso donde la estética de la película lleva a que el espectador esquive lo que en verdad esta quiere mostrar.

Comenzamos viendo a un típico adolescente inconforme, como todo impúber de su edad. Se podría decir que está harto de la monotonía en la que vive y decide hacerse pasar por un superhéroe; hasta ahí a la película se la podría catalogar como una comedia. Este adolescente se enmascara como Kick-ass y utiliza armas hasta que se ve involucrado en una masacre. Asimismo, tenemos a una familia, padre e hija. Él, un ex policía, que trata de buscar justicia después de que un narcotraficante mató a su esposa. Su hija, una niña a la que se le ve inocente, pero que sabe manejar todo tipo de armas de fuego y blancas, gracias a las enseñanzas de su padre. Según vamos viendo este tipo de hechos nos preguntamos si es comedia o es un alegato al ejercicio de la violencia.

Y esto nos lleva a decir que no es fácil entender que una película de este estilo sea en verdad una denuncia social. Es simplemente el reflejo crudo del mundo, sin ningún tipo de enseñanza moral. Porque lo que pasa es que uno o dos adolescentes sin mérito alguno, por pura diversión o por venganza, de pronto se convierten en violentos asesinos sin ningún reproche de lo que hacen, o más bien sin darse cuenta de la realidad en la que están viviendo.

En la película se manejan temas importantes de una manera muy superficial. Hoy en día hay agrupaciones de gentes que tratan de parar el auge de los videojuegos violentos porque estos vuelven agresivos a los niños. Y de pronto, no como burla, sino como réplica a los videojuegos, la niña que debe rescatar a su padre, hace lo que los videojuegos, gracias al montaje y la estética fílmica: asistimos, como si fuera una aventura de videojuego, a una matanza, más aún, supuestamente transmitida por internet; es decir, se pone en escena lo que pasa en realidad, cuando los niños se divierten ante un acto no natural que sería el matar por gusto o necesidad, sin cuestionamiento de su naturaleza moral y más bien como la apoteosis del acto de matar como si fuera un hecho natural y entretenido.

Pienso que la película Kick Ass intenta ser denuncia social, usando el humor. Pero su realidad mostrada (quizá como un reflejo de un tipo de sociedad) es bastante cruda, hoy en día, y quizá presentarla de una forma graciosa solo sea una forma de desviar la atención a lo que el filme sugiere: ejercer por mano propia la violencia. En este sentido, no creo que la película logre denunciar; más bien no logra ningún cambio y en adolescentes hasta podría lograr que quieran ser lo que son en la película los personajes.


(Foto de portada de artículo de GetWallpapers. Tomada de: http://getwallpapers.com/collection/kickass-wallpaper )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *