home Hallazgos, Volumen 4 - Número 2 [4.2-6] Esperanza | Jorge Sánchez

[4.2-6] Esperanza | Jorge Sánchez

Por Jorge Sánchez

 

En primer lugar, quiero comenzar, conmemorando el 4 de febrero (ya que en este día se brinda un homenaje por todos los seres que luchan y han luchado contra una de las enfermedades más letales), el día mundial de lucha contra el cáncer. En este pedacito de texto mi intención es que las personas reflexionen sobre cómo están “invirtiendo” su tiempo de vida.

Leamos la siguiente frase:

“Quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo” – Viktor Frankl

Cuando pienso en la esperanza que aún existe en la humanidad, lo primero que viene a mi mente es aquella frase de Viktor Frankl. Esta frase puede ser interpretada de diferentes maneras; si lo hacemos, cada uno podemos ir relacionándola con vivencias propias. En particular, para mí significa: “Cuando una persona tiene un objetivo y sobre todo una razón de vida, se esfuerza y se aferra totalmente hasta poder conseguirla”.

Les quiero contar de una vivencia personal, y espero que la lean, y saquen el máximo provecho de mi historia. Mi madre falleció de cáncer al pulmón el 21 de septiembre de 2017. Dolorosamente esta enfermedad que llegó a su cuerpo a causa del tabaco le hizo sufrir durante dos años. Esta historia de esperanza y lucha comenzó el 1 de junio del año 2015 cuando le diagnosticaron el absceso ubicado en su lengua después de haber realizado la respectiva biopsia (un examen microscópico de un trozo de tejido o una parte de líquido orgánico que se extrae de un ser vivo). Los resultados de este examen lastimosamente fueron positivos. Es en ese momento donde comienza esta larga y difícil batalla…

Para muchos, la madre es el mejor regalo que una persona puede tener y para mí así lo fue. En mi familia siempre existió el amor y el respeto, valores que en mi opinión son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema familiar. Mi padre, siempre respetuoso fue muy amoroso hacia mi madre. Los valores y sentimientos eran recíprocos por parte de mi madre hacia mi padre. Tanto amor que existía entre nosotros ayudó a que en ningún momento nuestra familia sufra alguna ruptura.

El proceso que ella vivió fue demasiado largo y agotador: quimioterapias, radioterapias, operaciones, una tras otra. En un año llegó a tener cinco operaciones porque esta enfermedad es así: poco a poco se va apoderando de todo el cuerpo. Después de tantas operaciones, algunas de pulmón, otras de ganglios, la cirugía más grave que tuvo fue la última. Esta operación consistió en extraer un tumor que estaba creciendo en el lóbulo temporal derecho de su cerebro. Cuando ella estaba atravesando su proceso de quimioterapia ya se sentía agotada, pero a pesar del cansancio psicológico y físico que le producían las quimioterapias, ella mencionó unas palabras, refiriéndose a mi padre y a mí, las cuales fueron: “Yo hago todo esto por ustedes, porque si ustedes no estuvieran aquí yo no tendría ninguna razón por la cual luchar”.

Cada persona en esta vida tiene una razón del “por qué” y “para qué” vivir. El destino y cada vivencia que cada uno tenga le ayudará a encontrar el sentido a cada momento de tu vida, ya sea de felicidad, tristeza, alegría, dolor, etc. En el poco tiempo que ha pasado del fallecimiento de mi madre, aprendí que ella vivió para dejarme un gran mensaje de amor y de enseñanza: pues cuando alguien tiene una razón de vida, lucha y se aferra tanto que no importa qué se anteponga en el camino de cada uno. Ella nunca quiso irse de este mundo, pero lastimosamente su cuerpo ya no pudo sostenerle.

Ahora pienso: cuando luchas por tu objetivo, sentirás algo en tu interior muy fuerte que te hará saber que puedes estar tranquilo ya que hiciste todo por no defraudarte a ti mismo y a las personas que te rodean. Con toda la experiencia de vida que tuve junto a mi familia, poco a poco le he ido aprendiendo y dándole un sentido al dolor que tengo. Siento que debo ayudar al resto de personas que tienen el mismo vicio que mi madre tenía, aconsejándoles que eso no los lleva a nada bueno. Lo único que quiero es que la gente tome consciencia para que no vivan el mismo infierno que ella vivó mientras tuvo su enfermedad.

El ser humano muchas veces es egoísta y solo piensa en sí mismo y no digo que está mal, pero si puedes extender una mano al otro, ¡hazlo no te cuesta nada! Algún día nosotros también necesitaremos del otro porque esto es así. Hoy tú estás bien, mañana no sabes qué puede llegar a pasar. Nunca actúes con maldad, solo piensa: “Lo que hago, me lo pueden hacer a mí”.


(Foto de portada de artículo de bingngu93. Tomada de: https://pixabay.com/es/contacto-especial-cuidar-2579147/)

2 thoughts on “[4.2-6] Esperanza | Jorge Sánchez

  1. Muy lindo mensaje Jorgito y tu Mamita estaría muy orgullosa de ti sabiendo el gran hijo que crió con ese amor de servicio y ayuda hacia el prójimo muy tristes y conmovedoras tus palabras y tu experiencia que tan joven t toco vivir.pero lo único que nos queda es seguir adelante con los lindos recuerdos y enseñanzas un fuerte abrazo y sigue escribiendo éxitos

  2. Felicitaciones Jorgito por el gran cariño para con tu madre que sigue actuando desde el cielo que las bendiciones que seguro estará enviando lleguen a tu corazón y puedas seguir manifestándolo con amor Que Dios te bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *