home Hallazgos, Volumen 4 - Número 2 [4.2-7] La amistad | María José Manzaba

[4.2-7] La amistad | María José Manzaba

Por María José Manzaba

La amistad según la RAE es el “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.” Las personas que han tenido y tienen la dicha de contar con un amigo son muy afortunados, aunque suene cliché. Actualmente los seres humanos se encuentran viviendo su vida en forma veloz y no se toman su tiempo para compartir con los demás, ya sea por alcanzar sus metas para alcanzar el éxito y lograr su superación personal, según los estándares que impone la sociedad. Aquí la globalización influye directamente en el proceso de las relaciones interpersonales, al igual que en los gustos y necesidades que creen tener los individuos.

Hoy en día, el mundo entero se encuentra bajo el proceso de globalización. Con esta palabra se entiende que las personas están viviendo un desarrollo universal, donde está implicada principalmente la cultura. Los seres humanos, de cierto modo, han perdido su identidad al adaptarse a este proceso y ser parte de la homogenización del gusto. Aranguren nos dice: “Algunos creen que son ellos mismos la fuente de sus propios intereses, y que saben por qué piensan lo que piensan, y por qué quieren lo que quieren, […] ahora somos más libres que nunca” (2001, p. 6). La gente cree que posee su autenticidad, pero no se dan cuenta que son influenciados por la industria cultural que los rodea.

La masificación cultural ha contribuido a que los seres humanos vivan bajo estándares superficiales. Ya no existe la diferenciación que otorga la individualidad propia de las personas. Con la vestimenta y el alimento se evidencia cómo el consumismo abarca e invade al ser a través de la sociedad. Si bien es cierto la globalización ha contribuido a la eficacia, cada vez provoca que los individuos se pierdan y abandonen su humanidad. Esta podría ser la explicación al por qué hoy en día existe una escasez de amistad a nivel universal.

Según Aranguren existen tres problemas que no permiten que la amistad fluya en su ritmo normal: “Frente a la prisa, la calma; frente al éxito, la ironía (nada es demasiado importante, y menos aún si nos pueden perdonar); frente al ruido, el silencio” (2001, p. 11). Se evidencia cómo el tiempo se vuelve cada vez más el eje principal para lograr alcanzar la globalización. Un mundo acelerado en el que cada minuto representa dinero, culminar un trabajo para seguir ascendiendo en la pirámide social y estar rodeados de personas a cada instante porque el silencio representa soledad en esta sociedad superficial, son los objetivos que se trazan algunos individuos.

Las personas, sin duda, son sociables por naturaleza. Actualmente existe un desinterés real y comprometido para tener una verdadera amistad. Tener cosas y gustos en común es el inicio de esta situación. Compartir momentos agradables son los que la forjan y van creando un lazo, pero en las dificultades empiezan aparecer los problemas e inconvenientes que muy pocos están dispuestos aceptar. Lo difícil de conseguir, claro está, algo que te da una gran satisfacción: “Ser amigo de verdad no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Es un gozo tener amigos de verdad” (El que busca encuentra, 2016). Contar con la lealtad y confianza de alguien es uno de los mayores tesoros que se puede poseer. Ni siquiera el dinero puede comprarlo.

Leamos otro pensamiento: “Las amistades se cultivan, maduran. Es fácil hacer amigos, pero es mucho más difícil mantenerlos” (El que busca encuentra, 2016). De este modo, la amistad es uno de los valores y sentimientos más puros que puede existir, claro está si es verdadera. No importa la cantidad que tengas de amistades, al contar tan solo con un buen amigo serás afortunado, porque él o ella estarán presentes y dispuestos a escucharte, aconsejarte, gritarte, decirte tus defectos, tus virtudes, aunque no estés de acuerdo con ellos porque te quieren de verdad y piensan en tu bienestar, ya que eres una parte importante en sus vidas.

Se puede concluir que para entablar una amistad es necesario el afecto y el trato. Se debe tener un interés por el bienestar de la otra persona y un desinterés de los beneficios que te puedan aportar como individuo. Una verdadera amistad debe ayudarte a crecer como persona: tú debes dar sin esperar recibir nada a cambio como recompensa, simplemente hacerlo porque te hace sentir bien y es agradable la idea de que tu amigo o amiga sea feliz con las acciones que realizas o por el tiempo que le dedicas. Apártate de la idea de la globalización y deja de ser egoísta al pensar solo en tu crecimiento profesional para abandonar de alguna manera la sociedad de consumo que está implícita diariamente.

Bibliografía

Aranguren, J. (24 de Julio de 2001). El sentimiento globalizado de la amistad. Recuperado

el 26 de octubre de 2014, de http://www.oc.lm.ehu.es/cupv/Conferencias/amistad.pdf

El que busca encuentra. (22 de Agosto de 2016). Obtenido de http://encuentra.com/valores_explicados/amistad13538/

RAE. (2016). Real Academia de la Lengua Española. Obtenido de http://dle.rae.es/?w=amistades&origen=REDLE


(Foto de portada de artículo de Sasin Tipchai. Tomada de: https://pixabay.com/es/aventura-altitud-arma-ayuda-atleta-1807524/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *