home Hallazgos, Volumen 4 - Número 3 [4.3-9] Pokemon Go | Emilio Revelo

[4.3-9] Pokemon Go | Emilio Revelo

Por Emilio Revelo

 

La aplicación desarrollada por Niantic en 2016, Pokemon Go, llegó con mucha anticipación a Ecuador para las generaciones de 1990. Ahora, por fin lograrían ser un entrenador Pokemón. El coro de la canción “atrápalos a todos” ya no sería un sueño. El 3 de agosto de 2016, los miles de jóvenes con un smartphone a su disposición estallaron de alegría al oír que por fin estaba la aplicación disponible en este pequeño país. Entonces alistaron sus cosas y salieron a cazarlos.

La decisión del día era cuál de los 3 “starters” escoger: Bulbasaur, Squirtle, o Charmander. La cuarta opción era esperar a que apareciera el famoso ratón amarillo y principal ícono de la serie: Pikachu. Luego de esta importante decisión aparecían otros Pokemons y los podías atrapar lanzando las pokebolas. Conforme avanzabas con el juego se descubrían las poke-paradas, los cuales son puntos específicos en la ciudad en donde se recargaban las pokebolas. También desde que uno pasaba al nivel 5 podía ir a pelear en gimnasios; todos los jóvenes solían disfrutarlo. Se sentían como el protagonista de la serie.

Después de 3 meses del lanzamiento del juego esta “fiebre Pokemon” pareció haberse erradicado. Ya no se podía ver a gente con el celular en mano, atrapando pokemons. Las personas, al parecer se cansaron de esta realidad virtual y volvieron a los juegos típicos, o simplemente este juego los decepcionó y no cumplió con sus expectativas. Niantic al darse cuenta de esta disminución de usuarios crearon diferentes actualizaciones para los juegos. Por ejemplo, en un intento de mantener fidelizada a los jugadores, una última versión daba bonos por haber cogido una Pokeparada 7 días seguidos. Otra muestra de esta situación fue en un Haloween, donde los usuarios pudieron duplicar los caramelos con cada Pokemon (cabe decir que los caramelos eran necesarios para evolucionar o dar más poder a los Pokemon). Incluso se dio la opción de caminar junto a un Pokemon y, a cada cierta distancia, recibir un caramelo de regalo. Luego de esta ola, se dice que ahora solo existen los 151 Pokemons de la primera generación. Según rumores, hacia 2017 aparecieron los 100 de la segunda, también disponibles para los que siguen jugando, mejor dicho, los que seguimos jugando.

Sin embargo, no es el fin del mundo. Es verdad que mucha gente dejó de jugar, pero no es necesario armar alboroto por esa razón. Quizás la realidad virtual no nos logra satisfacer ya que no es igual que en la serie o en los juegos regulares. O, tal vez, la delincuencia existente en nuestro país, hecho que no nos deja jugar tranquilos y preferimos no exponerlos al peligro de ser asaltados. Como estas, existen algunas razones por las cuales no jugar, pero, por el otro lado, también de parte de los que seguimos jugando, tenemos algunas razones, siendo la más importante: que estamos cumpliendo el sueño de nuestra niñez. ¿Quién nunca deseó ir por la calle y encontrarte un Pokemon? O ¿lograr enfrentarte a otros entrenadores por medio de gimnasios?

Hay algunas razones por las cuales se quiere jugar aún hoy. De igual manera hay contra argumentos para no usar esta aplicación. La decisión es de ustedes. Total, yo solo soy un escritor que finge ser Entrenador Pokemon. No soy nadie para juzgar. Pero los que deciden irse por la primera opción, pues bienvenidos a este fascinante mundo digital, de realidad virtual aumentada. Y no queda más que decir que tenga una feliz cacería.


(Foto de portada de artículo de Tumisu. Tomada de: https://pixabay.com/es/pokemon-ir-pokemon-calle-c%C3%A9sped-1569794/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *