home Mecánica del asombro, Volumen 4 - Número 1 [4.1-4] Nuevo año, misma yo | María José Jaramillo

[4.1-4] Nuevo año, misma yo | María José Jaramillo

Por María José Jaramillo

 

Todos los años es lo mismo: nos llenamos de promesas que no somos capaces de cumplir y es por eso que las últimas semanas del año nos dedicamos a intentar cumplirlas para sentirnos bien con nosotros mismos, porque así podemos decir que al menos lo intentamos. Todos esperamos que el inicio del año sea un borrón y cuenta nueva, sin embargo no caemos en cuenta que es un nuevo año, pero seguimos siendo los mismos de siempre. Seguimos sin hacer dieta y pagamos una suscripción a un gimnasio, para solo ir a tres clases. Aquí va mi reconocimiento para toda la gente que logra cumplir sus metas de Año Nuevo, antes de que se acabe el año. Llevo tres años proponiéndome lo mismo y cuando caigo en cuenta de que es 10 de Enero y no he comenzado ninguna, digo: “De todas maneras este no va a ser mi año”. Sinceramente ya se ha vuelto rutinario.

Los propósitos suelen ser los mismos: ahorrar más, bajar de peso, ser más organizados, aprender algo nuevo, entre otros. Sin embargo, en mi investigación para este artículo, he notado que los expertos recomiendan proponernos la menor cantidad de cosas, es así como las logramos cumplir más fácil y sin desmotivarnos. Y, en la otra mano, tenemos a los que recomiendan simplemente proponernos uno, y a medida que vamos cumpliendo agregamos otro. Y fue mientras investigaba sobre cómo cumplir las metas que me crucé con ciertos datos de suma importancia: 47% de la población hace lista de propósitos de año nuevo, 22% se rinde con tan solo una semana y solo el 8% de la población los llega a cumplir.

No hay que estresarnos por tener o no propósitos para el inicio del año. Los propósitos no te van a perseguir en tus sueños hasta que los cumplas, pues son metas simbólicas que te propones para poder cambiar en el nuevo año y comenzar de cero, cambiar esos pequeños hábitos que te molestan o tomar cosas que son para tu bien. No tener propósitos, por otra parte, es una muy buena idea, pues no tienes ningún laso atándote a alguna meta, y el proponerte a no hacerte nada, ya te da una “motivación” para el resto del año.

Para concluir, podemos decir que los propósitos se hicieron para tener un plan más estructurado de nuestro año y poder tener algo que nos motive a terminarlos. Son 365 días en un año y es muy normal perdernos en el camino y cansarnos de intentar algo que no nos gusta o no queremos, porque al fin y al cabo, la razón por la que tenemos propósitos es porque queremos mejorar e intentar adquirir nuevos hábitos en nuestras vidas. Ante todo hay que ser felices, y si para ti la felicidad es correr un maratón para salvar a las ballenas, bien por ti; o si tú eres feliz teniendo maratones en Netflix, ¡qué bueno! La percepción de felicidad de cada uno es muy distinta y es por eso que en vez de preocuparnos por una lista que te va a atormentar todo el año. Yo recomiendo que nos quitemos las ataduras, disfrutemos cada momento y seamos felices.

Fuentes consultadas:

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180104/propositos-ano-nuevo-hacen-fracasan-pasado-mes/274472930_0.html

https://canal1.com.co/entretenimiento/10-agueros-que-no-puedes-perderte-para-fin-de-ano/

http://www.actitudfem.com/tecnologia/viral/redes-sociales/10-frases-para-acompanar-tu-foto-de-instagram-y-decirle-hola-al-nuevo-ano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *