home Lenguas hemisféricas, Volumen 4 - Número 1 [4.1-14] El fútbol como fenómeno social | Luis Andoni Ron Sempértegui

[4.1-14] El fútbol como fenómeno social | Luis Andoni Ron Sempértegui

Por Luis Andoni Ron Sempértegui

 

“La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber”

Eduardo Galeano

 

El fútbol tiene un gran recorrido histórico que, según quien lo cuente, se puede presentar en distintas etapas. Comúnmente en su etapa embrionaria, donde las primeras escuadras construyen una historia detrás de un color y un escudo, se suscita la competición lúdica conocida como amateur, pero en su expresión más avanzada y acaparada por el surgimiento de la sociedad de masas se convirtió en un verdadero fenómeno social conocido como la profesionalización.

Es un deporte que fomenta la competencia. Suele convertirse en una actividad donde proliferan los entramados de redes de corrupción o intereses políticos. Este deporte tiene tanta influencia por ser un mecanismo de socialización que acrecienta la relación positiva o negativa entre individuos. Esta correlación se puede entender por efecto de la cooperación o reciprocidad entre los jugadores del mismo equipo, también por la asociación con sentido de fidelidad del aficionado al club y por último debido a la confrontación entre clubes producto de la rivalidad histórica, barrial, regional o internacional existente.

El gran impacto del fútbol sobre la sociedad se puede entender desde un enfoque histórico, sociológico, institucional y cultural. Analizando el proceso de transformación económica, la relación de fuerzas entre los actores, la identificación individual-colectiva con respecto al imaginario simbólico de un club y las emociones que motivan a individuos seguir devotamente a una escuadra futbolística, podremos esquematizar el universo de emociones que rodea a tan maravilloso deporte que enamora a las masas.

La esencia del fútbol tiene un significado y mensaje amplio con percepciones plurales (“polisemia del fútbol”). Esta condición polisémica otorga al fútbol esa cualidad de ser un deporte de alienación masiva e inclusiva. A nivel de clubes los distintos equipos alrededor del mundo representan a los diversos sectores sociales, además encarnan la confrontación de estilos de juego como: donaire (elegancia) versus ímpetu (garra) o escuadras que han adoptado ambos estilos (gallardía). Las selecciones de los países se enfrentan entre sí en los campeonatos internacionales de la región o el mundo, alimentando la noción nacionalista y patriótica que traslada al fútbol a un escenario que se asemeja con un choque bélico.

A lo largo de la historia humana en las distintas civilizaciones, desde Asia pasando por Europa y llegando hasta América, han existido actividades con la pelota o balón, ya sean con la finalidad de ocio, diversión o entrenamientos militares. Todas esas actividades tenían sus respectivas reglas o modos de juego y el balón de distinto material. El antecedente directo del fútbol moderno es el Harpastum romano, tiene una influencia griega y gracias a las invasiones fue exportado a las islas británicas donde se fusionó con el juego que se practicaba allí.

En Roma, el Harpastum era considerado un método de entrenamiento militar. Este juego imponía una fuerte disciplina, que tenía como objetivo motivar a la tropa para las batallas durante las campañas de conquista. Este era un juego con la característica violenta del enfrentamiento entre hombre a hombre, encarnaba la confrontación cuerpo a cuerpo proliferando un cumulo de sentimientos. Por lo tanto, el fútbol, al igual que los juegos olímpicos, tiene su origen en la guerra, pero en el momento que decide convertirse en “un juego, donde la delimitación reglamentaria de la cancha no solo que reemplaza al campo de batalla, sino que también que define a los que están dentro (jugadores, no guerreros) y los que están afuera (espectadores), cada uno con significados particulares” (Carrión y Rodríguez, 2014), no pierde esa esencia de rivalidad y combate.

Con el paso del tiempo el fútbol cobraba forma, pero su práctica seguía siendo espontánea, producto de la diversión, un tanto desorganizada y violenta. En Inglaterra el fútbol era practicado de manera diletante por los universitarios, los estudiantes de las publics schools y los trabajadores durante el tiempo de esparcimiento. Los trabajadores aprovechaban su tiempo libre regocijándose en el fútbol, producto de las luchas y reivindicaciones sociales como las reducciones en la jornada laboral. No fue coincidencia que, en Inglaterra en el apogeo de la Revolución Industrial y emancipación obrera, naciera el fútbol moderno. Conforme el fútbol caló fuertemente en la clase obrera, dejó de ser únicamente actividad para los estudiantes de las public schools, dando inicio a una confrontación entre clases sociales.

El fútbol entró en el marco deportivo al momento que se institucionalizó con la conformación de la Football Association (1863), buscó la democratización del juego (inserción de todos los clubes en la competencia deportiva, sin privilegios) y brindó la estructura formal del deporte (Vinnai, séptima reimpresión 2010). Las primeras Asociaciones de Fútbol se establecieron como organismos que impulsen las primeras reglas y promuevan los campeonatos entre clubes. Luego se universalizó el fútbol, desenlace del proceso de mercantilización de las distintas esferas sociales, que llevó a cabo la modernidad. Nació la Fédération Internationale de Football Association (FIFA) como institución que gobierna a todas las federaciones nacionales del mundo, regula la actividad deportiva impartiendo justicia en pos de la disciplina y respeto competitivo. Su objetivo último es utilizar al fútbol como instrumento integracionista de las sociedades, a través del fair play (juego limpio).

El tiempo libre del trabajador se encontraba a disposición del placer, que era satisfecho con la actividad deportiva, específicamente el fútbol. Sin embargo, el capitalismo industrial supo intervenir en este deporte, profesionalizándolo. El fútbol pasó a ser un deporte productivo organizado. La modernización del fútbol dio como consecuencia la profesionalización. Los jugadores que en un principio solo se divertían pasaron a ser vistos como maquinaria. La actividad dejo de ser un placer y se convirtió en un deber, la labor del jugador fue mecanizada a través del entrenamiento rígido, el establecimiento de funciones en el campo de juego (posiciones) y la limitación de su libertad entendida como la creatividad y espontaneidad para llevar el balón. Aunque Galeano expresa que “todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado cara sucia que se sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad”.

Tanto los jugadores como los aficionados al fútbol se entregan al mismo con libertad en busca de un objetivo (goal en inglés). Pero, aun así, la profesionalización y mercantilización del juego hizo perder todo sentido lúdico y emocional para trasladarse al trabajo duro que exige la obtención de ganancias económicas. En este escenario mercantil aparecen las grandes empresas comerciales con sus marcas auspiciantes, las compañías de medios de comunicación, los buitres empresarios, los jugadores de élite y los altos directivos de la FIFA que buscan obtener algún beneficio económico, aprovechándose de la pasión del hincha.

La práctica del fútbol se tornó de forma mecánica con fines de lucro, es decir ahora solo busca producir descomunales cantidades de dinero. Sin embargo, los aficionados han sabido concentrar el sentimiento y pasiones por el fútbol dentro de la competición y superioridad en términos del Honor. Además, lo practican de manera amateur o lo asumen con un sentido de pertenecía, pasión, compromiso y entrega. Adicional, existen jugadores que rompen los esquemas, expresan su magia y espontaneidad individual con cierta autodeterminación para sorprender y enamorar a la hinchada que retumba el estadio con sus cánticos. La pasión del hincha mantiene viva la llama del fútbol.

Notas

1 El proceso evolutivo del fútbol (amateur – profesional) se desarrolla distintamente en los países. En cada región o cada país la transformación varía según su contexto histórico, económico y sociopolítico.

Expresión conceptualizada por Fernando Carrión, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales sede en Ecuador (FLACSO) y María José Rodríguez, investigadora del Departamento de Estudios Políticos de FLACSO.

Los juegos de pelota se practicaban en múltiples pueblos de la antigüedad como el Kamari chino, el Epyskyros griego, el Harpastum romano y el juego de la pelota mexicano (Carrión y Rodríguez, 2014).

También mantiene familiaridad histórica con el Rugby.

Se decía que Julio Cesar era aficionado de este deporte.

En Gran Bretaña en el siglo XVIII, empezó la lucha del movimiento obrero exigiendo la jornada de trabajo efectiva, la reducción de la jornada laboral y el periodo de descanso. Robert Owen (1771-1858) socialista utópico, buscó establecer las ocho horas laborales con el lema “8 horas para trabajar, 8 horas para vivir, 8 horas para dormir” (888) .

Varios historiadores y sociólogos británicos afirman que en un momento las élites impulsaron el fútbol entre los obreros para mejorar su productividad en la fábrica, alejándolos de los vicios.

“El juego había sido privilegio de la juventud del estado superior feudal y burgués, liberada del trabajo físico, que se hallaba en las public schools y universidades” (Vinnai, séptima reimpresión 2010).

“Las primeras reglas fueron las Cambridge Rules creadas en la universidad del mismo nombre, adoptadas por la Football Association” (Vinnai, séptima reimpresión 2010).

10 En la actualidad, la FIFA es la organización internacional que cuenta con la mayor cantidad de países miembros, específicamente 211. Ni la Naciones Unidas (ONU) supera tal legitimación mundial, pues solo cuenta con 193 países miembros y 2 observadores.

11 “El fútbol es un reino de la libertad humana ejercida al aire libre” Antonio Gramsci.

12 Las exorbitantes sumas de dinero de la FIFA se deben a los contratos televisivos y por los auspicios. En 2015, la FIFA se vio inmersa en casos de corrupción, autoridades suizas tras investigaciones acusaron a sus representantes por cargos como el lavado de dinero, sobornos y fraude. Esto mancho tan maravilloso deporte el fútbol.

Bibliografía

Flores Álvarez-Ossorio, S. (01 de diciembre de 2013). Sociólogos / Blog de Actualidad y Sociología. Recuperado el 28 de mayo de 2017, de http://ssociologos.com/2013/12/01/futbol-y-manipulacion-social-analisis-desde-la-sociologia-la-economia-medios-de-comunicacion-y-la-politica/

Carrión y Rodríguez, F. y. (2014). La polisemia del fútbol. En F. y. Carrión y Rodríguez, Luchas urbanas alrededor del fútbol (págs. 5 – 23). Quito – Ecuador: 5ta. Avenidad Editores.

SIBYLA. (06 de marzo de 2013). QuHist. Recuperado el 28 de mayo de 2017, de http://quhist.com/harpastum-juego-pelota-antigua-roma/

Galeano, E. (2010). El fútbol a sol y sombra. Buenos Aires – Argentina: Siglo Veintiuno Editores.

Vinnai, G. (séptima reimpresión 2010). El fútbol como ideología. Mexico D.F. : Siglo Veintiuno Editores.


(Foto de portada de artículo de Österreich. Tomada de: https://pixabay.com/photo-3032329/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *