home Hallazgos, Volumen 3 - Número 2 [3.2-7] ¿Vivir es consumir? Reflexión sobre la sociedad actual basada en la filosofía de Bauman y McLuhan | Francesca Fruci

[3.2-7] ¿Vivir es consumir? Reflexión sobre la sociedad actual basada en la filosofía de Bauman y McLuhan | Francesca Fruci

Por Francesca Fruci

La sociedad contemporánea ha creado un modelo de bienestar basado en el consumo. Enfocándose en la modernidad, Zygmunt Bauman ha llamado a esta manera de vivir “la vida líquida”. Con esta descripción manifiesta la incertidumbre de la existencia, encubierta con la única preocupación de no perder la actualización.

Consumir es una cuestión inherente del hombre, desde los inicios de la convivencia. Entonces, ¿por qué se dice que ahora se vive en una sociedad consumista, cuando siempre lo ha sido? Antiguamente el hombre negociaba solamente por necesidad. Tras la industria y el desarrollo del mercado, nuevas “necesidades” se han implementado con el desarrollo de productos cada vez más invasivos en la vida del hombre. De esta manera, se distingue consumo de sociedad consumista, como un comportamiento común/habitual de impulsos inmoderados para mantenerse al ritmo del otro. “En el moderno mundo líquido, la lentitud es sinónimo de una muerte social asegurada” según la visión de Bauman.

Se dice que la sociedad consumista es un ciclo interminable. Efectivamente, Marshall Mcluhan pensaba que el acostumbrarse a los nuevos cambios, especialmente tecnológicos, puede provocar la pérdida de capacidades, un factor que generará nuevas necesidades que deberán ser cubiertas y así sucesivamente. Por otro lado, Bauman insiste que se alimenta la tendencia consumista del hombre debido a la falta de satisfacción duradera que siente frente al materialismo.

En una sociedad de consumidores todos están obligados a serlo, sin excepción, puesto que se vuelve una actividad intrínseca al funcionamiento de la misma y; por ende, parte de la vida misma. Una de las funciones del consumo es crear una forma de distinción por nivel socioeconómico. No obstante, es una situación paradójica; la globalización ha provocado que la gente sea cada vez más parecida entre sí.

Sin embargo, ¿Cómo se consolidó este tipo de sociedad? El ser humano tiende a la imitación en el comportamiento de sus semejantes y más próximos. La publicidad es el principal instrumento que conlleva a la imitación de un patrón, ahora globalizado. Por esta razón, se ha fortalecido este patrón de comportamiento.

La publicidad se basa en las aspiraciones humanas, promete felicidad instantánea, aquí y ahora, complaciendo y despreocupando a la persona que además vive en un mundo acelerado. ¿Por qué nos aceleramos? ¿Acaso nosotros también nos hemos vuelto bienes de consumo? Con certeza Bauman, contrasta que el consumismo no solamente se concentra en la compra compulsiva, sino en una forma de vivir, en la que el hombre también es consumido. El consumo no tendría sentido sin el dinero, producto de la propia venta del hombre al trabajo. El consumo está en todo; en la industria de ocio y entretenimiento, en las tecnologías (extensión del hombre mismo según McLuhan) y en cada actividad diaria. La sociedad se expresa por medio del consumo y la competitividad.

Por lo tanto, la sociedad se ha vuelto artificial por estar sustentada en intereses materiales individuales. La vida del consumidor está orientada a ser una sucesión infinita de ensayos hacia la satisfacción insaciable.

One thought on “[3.2-7] ¿Vivir es consumir? Reflexión sobre la sociedad actual basada en la filosofía de Bauman y McLuhan | Francesca Fruci

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *