home Lenguas hemisféricas, Volumen 3 - Número 2 [3.2-12] Zelig de Woody Allen | Daniela Flores P.

[3.2-12] Zelig de Woody Allen | Daniela Flores P.

Por Daniela Flores P.

Zelig es un documental falso dirigido por Woody Allen en 1983. Este filme, a pesar de tratarse de un tema serio como lo es una crisis de identidad, tiene aspecto de comedia que caracteriza mucho a este director. La película es muy interesante porque al ser un documental falso, la historia que relata no es real, sin embargo, la esencia de la misma es verídica porque un problema psicológico de ese tipo es algo que se sucede. Para analizar la película en su totalidad y bajo todos los aspectos, se tomará en cuenta el capítulo llamado Comunicación Defensiva en el libro de Psicología de la Comunicación (1998) de Alex Mucchielli.

La historia trata de acerca de un hombre que ha sido olvidado, reconocido, sorprendente, con una vida muy rara que muy pocos recordaran. Todo se desarrolla en el año de 1928 en Estados Unidos, una época llena de prosperidad en donde “la sociedad norteamericana de la ‘era del jazz’” (Film Affinity, 2016) vivía un buen tiempo lleno de felicidad. Todo iba bien hasta que el escándalo de Leonard Zelig, un hombre que empieza a tener apariciones en distintos lugares y con distintos aspectos físicos, abarca la atención de todos los ciudadanos norteamericanos. Entre todas esas apariciones, lo hace en Florida en un partido de béisbol haciéndose pasar por uno de los jugadores, después en Chicago en una fiesta privada como uno de los músicos de la orquesta, entre otras. Meses después se reporta la desaparición oficial de Leonard Zelig y, más adelante, es encontrado en Chinatown con apariencia de una persona asiática.

Un papel muy importante, desarrolla la Dra. Eudora Fletcher, quien es la psiquiatra que atiende y se hace cargo de Zelig. A esta doctora le empezó a interesar tanto el caso de este individuo que inició un estudio a profundidad del mismo desde que era niño. Fletcher descubre que “Leonard Zelig nació a finales del siglo XIX. Su infancia, marcada por la pobreza de su padre, el olvidado actor judío Morris Zelig, y la presencia de una madrastra severa y frondosa, fue violenta. Aunque la familia vivía en un departamento alquilado, ubicado sobre una sala de bolos, eran los dueños del establecimiento los que constantemente se quejaban por el ruido. El pequeño Leonard –nadie le dijo Lenny o Lou sino hasta mucho después– pasó buena parte de su niñez castigado. Lo castigaban por cualquier cosa, incluso por abrir la boca para defenderse de los niños antisemitas que lo acosaban en las calles de su barrio. El castigo consistía en encerrarlo en un armario oscuro durante horas y, cuando estaban realmente enfadados, sus padres se encerraban en el armario con él” (Andrade, 2013).

Todos los traumas que tuvo Zelig, las peleas violentas, el bullying, los castigos, toda la vida miserable hace que Fletcher se fascine con este paciente que a su vez es cada vez más preocupante y raro. Pasa el tiempo y nadie logra dar un buen diagnóstico o al menos alguno que coincida. Zelig era prácticamente utilizado para experimentos pues era alguien que adoptaba aspecto físico y personalidad de otras personas dependiendo de las circunstancias. Es muy interesante apreciar cómo Fletcher logra eventualmente darle la connotación de camaleón humano pues, así como los animales utilizan el sistema de protección de cambiar de color para encajar en sus alrededores, él también lo hace.

Zelig empieza a volverse cada vez más famoso y popular que su hermana Ruth decide tomar su custodia para beneficiarse del “talento” de Leonard. Empezaron a existir algunos artículos, canciones, películas, etc., acerca de Zelig y su vida que ahora se encontraba vacía sin alguna personalidad definida, pues tenía cualidades y transformaciones a todo momento. Zelig vuelve a ser tratado por Fletcher y ella decide llevarlo lejos de la sociedad para poder curarlo. Empiezan a hacer sesiones grabadas en las que Zelig se niega a contestar, pero luego, al ser hipnotizado, lo hace. Fletcher decide empezar a mentir para poder hacer que Zelig encaje en alguna identidad definitiva.

“Sean ustedes mismos, no pretendan ser nadie más porque se sientes inferiores. Opinen y digan lo que sienten” (Allen, 1983), recalca Zelig cuando ya está curándose. Cuando todo lo bueno está por pasar porque Zelig y Fletcher descubren que están enamorados, se arman escándalos y se escuchan rumores de que mientras Zelig tenía distintas personalidades, se había casado con algunas mujeres, había tenido hijos, había practicado adulterio, plagio, daños de propiedad y domésticos, había causado accidentes, etc. Esto hace que Zelig sufra mucho estrés y vuelva a caer en lo mismo, desaparece, pero vuelve a ser encontrado. Se da cuenta de que “el amor de una mujer que cambió su vida” (Allen, 1983) vale mucho más que nada porque se mejoró su salud y su vida por completo.

Se debe entender que la comunicación y las acciones de las personas pueden ser nada más y nada menos que una estrategia compleja de un sujeto para preservar su ser. Esto es lo que ocurre en la película a cada momento porque Zelig tiene esta enfermedad a causa de que se siente desprotegido y quiere conservarse como persona ya sea o no sea él en esencia. “individuo se expresa y se comporta nos muestra su identidad social, intenta negociar para salvaguardar sus intereses psicológicos y su valor social.” (Mucchielli, 1998). Sin duda en la película de Zelig, el personaje utiliza mucho la comunicación de defensa transpersonal puesto que esta “es el modo en que una persona intenta obtener de otra una relación deseada y la atribución de un rol propuesto” (Mucchielli, 1998). Según este “el yo intenta dirigir la vida interior del otro para proteger la suya” (Mucchielli, 1998) y esto es lo que hace el personaje puesto que cambia de personalidad y de aspecto a todo momento y en todo lugar para protegerse y sentirse aceptado dentro de algún círculo social.

Para concluir, se sabe que la comunicación de defensa transpersonal y la comunicación de defensa social hacen que las personas puedan interferir indirecta o directamente en la vida del otro para que puedan tener el mismo tipo de relaciones. Todo esto conlleva y tiene el fin de proteger la vida psíquica de cada persona. “Permiten al individuo preservar su valor social frente a un ajeno que podría amenazarlo”. (Mucchielli, 1998)

Bibliografía

Allen, W. (Director). (1983). Zelig [Motion Picture].

Andrade, J. F. (2013, Septiembre 12`). Fronterad. Recuperado de http://www.fronterad.com/?q=zelig-y-woody-allen-crisis-identidad-y-su-relacion-con-trastornos-personalidad

Film Affinity. (2016, Diciembre). Film Affinity España. Recuperado http://www.filmaffinity.com/es/film131808.html

Mucchielli, A. (1998). Psicología de la Comunicación. Paidos Ibérica.

 

 


(Foto de portada de artículo por Adriane.Tomada de Photography and intermedia: https://wmuphoto.wordpress.com/2017/10/25/zelig/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *